8 oct. 2006

Esta no la tenía...

Para todos los que les cuesta doblar una remera, ya que queda media torcida o simplemente no queda bien... Acá hay un método no muy ortodoxo, pero útil, que ayuda a que las remeras queden optimamente dobladas.

Material provisto directamente desde oriente. El procedimiento es medio complicado, se necesita práctica para dominarlo, pero es muy piola... Que al pedo que está esta gente, ¿no?



Obviamente (como buen boludo) intenté este procedimiento y costó trabajo, pero despues de muchos intentos, tuve éxito y concreté el "doblamiento".

Hasta la próxima entrega!

No hay comentarios.: