20 mar. 2008

Victor Hugo VS Aguilar: Una entrevista del carajo

ENCUENTRO Y POLÉMICA

Víctor Hugo y Aguilar, un duelo cargado de tensión y acusaciones
Por iniciativa del presidente de River, estas dos personalidades enfrentadas desde hace tiempo se reunieron el lunes pasado en PERFIL. El cruce, que duró ochenta minutos, dejó frases antológicas: “Usted está convencido de que es casi Dios”, disparó el dirigente. “Si me hubiese querido vender, me habría vendido a usted, que es comprador de periodistas”, lo cruzó Víctor Hugo Morales.



“Yo invité al señor Morales a realizar este encuentro en River”, aclara José María Aguilar no bien se inició la charla. “Pero acepté venir al diario porque me gusta más jugar de visitante. Es más divertido, sobre todo ahora que está instalada la ‘cultura Macri’ de que no haya simpatizantes visitantes”, sigue, y de paso suelta un dardo a uno de sus enemigos predilectos. Víctor Hugo Morales lanza su primer contragolpe: “En River uno no tiene muchas garantías. No sé quién me puede esperar en la puerta, permítame que tenga miedo. Por eso no fui”.

El juego –o “la charla, la entrevista, el debate, la posibilidad que me da el diario de aclarar algunos aspectos”, dirá el dirigente– se ha iniciado. A jugarlo.


SUIZA, ESE PARAISO

AGUILAR: El inicio de mi queja es el siguiente: el señor Morales (N.de R: así lo llamó a Víctor Hugo en todo el encuentro) publicó en diciembre de 2005 que Julio Grondona me había invitado a Ginebra a ver un partido de fútbol y que, a propósito de esa eventualidad, me había negado a participar de un congreso del Foro Social (una entidad fundada en los noventa por Carlos Heller, Rafael Bielsa y yo).

Primera información mal chequeada: le escribí al Foro que no podía formar parte de ese panel porque tenía un problema familiar grave, que se tradujo en que el 20 de diciembre se muriera mi madre.

VICTOR HUGO: ¿Dónde estaba usted cuando falleció su mamá?

A: En Zúrich.

VH: En Suiza.

A: Efectivamente, porque mi mamá había tenido, gracias a Dios, un recupero…


SER Y PARECER

VH: ¿Dijo usted alguna vez que, como dirigente, jamás compraría a través de contratistas a jugadores que están a la vuelta de la esquina?

A: Claro, y esto es así. Después, cuando uno ejerce el cargo se da cuenta de que tiene que ir a comprarle a una persona X al número 2 del equipo que está a la vuelta de su casa. Porque es el jugador que le pidió el técnico, porque es el que quiero comprar, porque es el que necesita el equipo en ese momento…

VH: A alguien que declaró que no basta ser sino parecer honesto, le ofrecieron un jugador de la vuelta de su casa, que había sido comprado en 1.400.000 dólares por una empresa con la que usted y River vienen largamente relacionados. Se trata de una empresa que ha obtenido un dinero importante a través del club, a la que después usted le permitió ganar 1.600.000 dólares al adquirir a ese futbolista para River. ¿Dónde está la correspondencia entre ser y parecer en esa operación de (Gustavo) Cabral a la que me refiero?

A: En el error de su información, Morales.

VH: Mi información está lo suficientemente chequeada con propios directivos de River, como el señor Héctor Cavallero.

A: Cavallero siguió la negociación un rato y después dejó de seguirla. La negociación de Cabral se trata simplemente de un préstamo de seis meses con opción de compra.

VH: Con obligación de compra, lo dijo su dirigente.

A: (Se eleva en la silla y hace ademanes) ¡Se lo dijo mal, se equivocó!

VH: Entonces tendrá que hablar con él.

A: Noooo, Cavallero votó a favor.

VH: Cumplí con tener la información y chequearla con un dirigente de River que la admitió, quizá, sin saber la gravedad que significaba. Desde el punto de vista periodístico no hay nada vulnerable. Si usted dice que de todo esto, sumado al Locarno, se puede sentir orgulloso, yo simplemente felicito su conciencia, que es tan auxiliadora de usted mismo.

A: ¿Se bajó del púlpito?

VH: Sí.

A: (Empieza a leer el contrato entre River y Locarno por el pase de Cabral) (…) “River Plate podrá… podrá (remarca), hasta el 31 de mayo, optar por adquirir en forma definitiva la totalidad del pase”. Razón por la cual, aunque se lo haya dicho María Magdalena, está mal.

VH: Me importa la veracidad de nuestra información sobre el contrato entre River y Locarno…

A: No existe más ese contrato.

VH: …Y me importa que mis notas queden en pie.

A: ¡Usted no escucha, Morales! ¿Por qué no le interesa que existan otras interpretaciones?

VH: Aquí no hay interpretación que valga.

A: Existieron muchísimas cuestiones posteriores que cambiaron el negocio.

VH: La única manera que tiene de cambiar ese contrato es que usted esté adentro del grupo que contrata con River. No hay otra explicación. En toda mi vida de periodista, jamás he visto una cosa más escandalosa que lo que usted llevó a firmar a su Comisión Directiva.

A: Ha hablado Dios, pero después de Dios existen los abogados, los negocios… Ese fue un año (N. de la R.: 2006) en el que River tuvo profundas dificultades económicas y financieras. Cuando se va Astrada (N. de la R.: agosto de 2005), River se queda con un plantel sin la suficiente cotización internacional. Estábamos en una situación compleja, y así surgió este negocio con el Locarno (N. de la R.: el contrato fue firmado en agosto de 2006, en el que River le cedió porcentajes de seis jugadores).

El señor Pinhas Zahavi (ndr: cara visible de Locarno) es muy útil a la hora de la gestión de negocios, por eso creo que es una postura inteligente tener vínculos con él. Decir esto es antipolítico, Morales, pero es absolutamente sincero.

(Largo silencio, se miran fijo)


LA DOBLE MORAL

VH: Cada una de mis notas tiene como fundamento la crítica general al fútbol, en la que está inmerso River particularmente, y el acoso que usted realiza al periodismo. Teníamos pactada esta reunión desde hace diez días, y usted en ese lapso ha hecho declaraciones a la agencia Télam amenazando con escribir la historia de la doble moral de un periodista…

A: (Interrumpe) Y la voy a escribir.

VH: Sobre historias de la doble moral podemos divertirnos mucho todos.

A: A propósito de la nota que usted publicó ayer (N. de la R.: el domingo 9), tan encantadora, me gustaría aclarar algunos conceptos.

VH: A usted lo que le cuesta entender es cuál es la función del periodismo. Usted es uno de los hombres más reporteados del país. Tiene a la radio La Red a su disposición, nunca recibe ataques de “Clarín”, y por los comentarios que tengo –ya que no leo todos los diarios– tampoco recibe ataques de los diarios que son dueños del fútbol. Entonces, cada vez que recibe una crítica, no entiende que ésta es la función del periodismo.

A: De todo lo que dijo, lo único que me consta es que no lee los diarios.


UNA EMPRESA SINGULAR

VH: Tengo entendido –pero no corroborado, por lo cual no lo escribí– que la venta de Marco Ruben a una empresa que apareció de Canadá, llamada Top Players –cuyo titular no puso el documento de identidad en los contratos–, se hizo para poder cerrar el balance 2006-2007 del club y tener la posibilidad de un ingreso a futuro…

A: Está mal. Esa empresa canadiense, que manejaba Fernando Hidalgo, intentó comprar al jugador.

VH: ¿Pusieron en el balance esa supuesta venta de Ruben?

A: Sí, y ahora lo mejoramos.

VH: Incluir esa operación en el balance fue una jugada de la dirigencia.

A: Estábamos convencidos de que lo vendíamos.

VH: Entonces, convencido de que va a vender, puede armar setenta balances positivos.

A: No, él (N. de la R.: por Hidalgo) estaba convencido de que lo iba a vender. Pasa que después apareció el club Villarreal, cuando ya se había caído la operación de la empresa canadiense.

VH: ¿Y qué le pasó a la empresa canadiense?

A: Dejó de pagar. Muchas veces, los empresarios pierden plata en el fútbol.


VIOLENCIA Y BARRABRAVAS

VH: En River uno puede toparse con un barrabrava que está empleado, como ha sucedido.

A: No hay barrabravas empleados en el club.

VH: Los hubo.

A: No por mi responsabilidad.

VH: Usted está comprometido frente a la opinión pública en todos los temas irritativos que afronta River: apropiación indebida de tributos, violencia extrema y continua –a partir de la denuncia de los propios barrabravas de que la Comisión Directiva les daba dinero–, y está probado que había barrabravas empleados en el club. Mis apreciaciones están refrendadas por los hechos, y son elucubraciones de las que me hago responsable frente a los lectores. Ellos dirán si soy un macaneador o si merezco una cuota de prestigio.

A: Usted está convencido de que es casi Dios.

VH: Le agradezco el análisis psicológico, lo tenía por abogado, no por psicólogo.


EL PRECIO DE UN PERIODISTA

A: Como a usted le llegan informaciones, a mí también. Como las que dicen que su criterio respecto del fenómeno televisivo no tiene que ver con una cuestión personal, sino con responder a determinados intereses que están buscando obtener los derechos económicos del fútbol argentino.

VH: Doctor, si yo me hubiese querido vender, me habría vendido a usted, que es comprador de periodistas. Alguna vez dijo que le pagaba 10.000 pesos a un periodista.

A: Por asesoramiento.

VH: ¿Qué clase de asesoramiento puede ofrecerle un periodista a un club y después hablar como periodista? Usted declaró: “Tal periodista (no voy a nombrarlo) se distanció del club porque River dejó de pagarle. El cobraba 10.000 pesos por mes en concepto de asesoramiento institucional. En diciembre de 2005 el club interrumpió ese vínculo. A partir de ese momento, cambió la opinión de ese periodista”. Así que si yo me quiero vender, empiezo por Aguilar. Hágame una oferta y vemos cuál es el precio que puedo tener.

A: No hago ofertas por periodistas.

VH: Si tengo ese interés espurio, al primero que me voy a vender en la República Argentina es a usted.

A: No va a encontrar comprador. De la misma manera le digo que si alguna vez tengo interés en los derechos televisivos del fútbol argentino y tuviera que elegir a alguien como vocero, probablemente lo consultaría.

Entre ejércitos de traje, histrionismo, ironías cruzadas y citas a Sartre

Todo terminó. El aire de la sala empieza a aliviarse. De pronto, Aguilar da media vuelta y regresa a la oficina. Busca un maletín. Alguien le muestra uno, pero él se niega a tomarlo: “A ver si me llevo algo que no es mío y Víctor Hugo me acusa de ladrón”, ironiza. Es la segunda vez, apenas, que lo llama por su nombre. Todavía sentado, el periodista suelta una sonrisa leve: “No exagere, doctor”, contesta en tono amable. Ahora sí, Aguilar se va.


Tanto tiempo. Recién bañado, Víctor Hugo es el primero en llegar a la cita, con ese paso cansino, tan suyo. Se cruzan casualmente en la entrada de la redacción, después de años de evitarse, y el apretón de manos parece protocolar. Con traje de rigor, el presidente de River no anda solo, lo acompaña un ejército: dos abogados, un escribano y un camarógrafo que registra todo. “Por si me editan mal”, se justificará después. Víctor Hugo viene con Mario Caballero, su eterno asistente.

La tónica del encuentro vira del galanteo y la cita erudita a la acusación destemplada. Intercambian datos duros sobre causas judiciales, discuten sobre moral y astucia, sobre pericia y convenios millonarios, sobre investigaciones y jugadores. Aguilar se para, gesticula, aplaude: “Hable usted solo, si está acostumbrado a estar en una mesa, con tres o cuatro que le dicen: ‘¡Qué bien, Víctor Hugo! ¡Qué bien, qué inteligente!’”. El otro no se inmuta: “No sea histriónico, doctor, que es un papelón”, responde.


Dialéctica. De a ratos, Aguilar elude la diplomacia: “Su negocio es el escarnio, usted es un patotero”, azuza. De pronto, elige la filosofía: “Advierto la dificultad que marcaba Sartre de los que tenemos que arremangarnos para tratar de solucionar las cuestiones. Eso de poner los brazos en la mierda”. La devolución queda servida en bandeja: “No las ha puesto en la mierda, doctor, las ha hundido, y ese es un problema que yo no le puedo resolver”, lo remata el periodista.

Hasta pareciera, en un punto, que se estuvieran divirtiendo.

Son las 7 de la tarde de ese lunes. Con su voz marca registrada, Víctor Hugo abre Competencia en radio Continental, como cada tardecita. “Fue una conversación de sordos”, le cuenta a su audiencia.


Diario Perfil, domingo 16 de marzo de 2008

19 mar. 2008

Quiero contarles algo.

Hoy. Miércoles, 19 de Marzo de 2008.
Eran las tres de la tarde y salí de casa, para ir a encontrar con mis queridísimas amigas Kari, Flor y Jacky. Caminé dos cuadras hasta la parada del 41. Hacía calor, mucho. Pero me sentía bien, no excelente. 15 minutos y llegó el colectivo. Subí. – “Un peso por favor”.

Estaban todos los asientos ocupados, pero tampoco había tanta gente así que me paré al fondo hasta que tener un lugar, el viaje iba a ser largo. Pero cada vez había más gente. Cada vez hacía más calor. Cuando llegó a Plaza Miserere, más gente. Atravesó las calles multitudinarias del Once, no sé que pasó.

De repente estaba sentada en un asiento. Tres segundos más tarde estaba sentada en un negocio con aire acondicionado, me daban agua con azúcar, sal o no sé que me daban, líquido. Una mujer que me hablaba, pero yo no entendía nada.
Cuando volví a mí, sentí un golpe en la cabeza y recordé que el colectivo estaba repleto (de no ser así nadie iba a atajarme, hubiese sido peor), y la gente que gritaba, ¿por mí? Probablemente. Me caí encima de que se yo quiénes.
Volviendo al negocio, me prestaron el teléfono pero yo no entendía nada, nada de nada. Entonces me dijeron que me quedase ahí, hasta estar bien y que alguien me venga a buscar, sola no me podía ir me repetían todo el tiempo.

Claro, en realidad todo esto es normal, es decir, cualquiera puede desmayarse en un colectivo. Yo quiero hacer público esto para destacar la amabilidad de los muchachos del negocio y de la mujer que se bajó conmigo ahí en cualquier lado, me llevó al negocio, me atendió (creo que era médica o me dijo que trabajaba con dadores de sangre), no recuerdo bien. Me preguntó si quería llamar a alguien con su celular para avisar lo que pasó (porque yo no tengo), pero ni yo sabía ¿qué pasó? Me ofreció ir a comprarme algo para comer para que me suba la presión y me dio recomendaciones. Me hubiese gustado poder decir algo más que: -“Muchas gracias”. Pero apenas recuerdo ahora una parte de lo que me pasó. Estoy más convencida que hoy en día a pesar de toda la desconfianza que hay entre la gente desconocida, todavía se puede encontrar alguien que te ayude si tenés algún problema, cualquiera.

Simplemente genial

14 mar. 2008

Dalegas!: Un blog de exportación

Chequeando las paginas desde las cuales ingresan visitantes a Dalegas!, observé que más de un navegante hizo puerto en este blog a traves de Billy the Puppet. Ante el llamado de atención me puse a investigar este sitio para descubrir que este blog importó de Dalegas! el Idiot test.

En otra situación esta entrada sería una denuncia, pero como Billy nos citó correctamente le mandamos un saludo.

P.D: para que no crean que miento, aca esta el link al post de Billy: http://billythepuppet.wordpress.com/2008/03/06/the-idiot-test/

13 mar. 2008

Un nuevo mercado "invade" los subtes...

En realidad son 2, que descubrí en mi primer viaje en subte de los últimos 3 meses.

1) Descubrí unas pintorescas lapiceras que en el extremo opuesto a la punta largan una luz, pero no cualquier luz, sale el escudo de cualquiera de los 5 grandes de fútbol, pero con color. O sea, no salen luces blancas con forma de escudo, por ejemplo el escudo de san lorenzo tenía las franjas azulgranas. Si fuera de alguno de esos equipos, me hubiese tentado comprar uno.

2) Si buscan obtener ganancias vendiendo algo en el subte es a la mañana (horario en el que viaja la gente a su trabajo y los niños a las escuelas), pero mayores serían las mismas si se venden resaltadores de 4 colores de 10 cm (aprox.), cada uno a $2. En un bagón compraron como 7 u 8 personas...

Aclaremos que en estas entradas estoy bajo el efecto de reflexiones inútiles y delirantes.

El otoño ya (casi) está entre nosotros...

Transitando las calles de la Ciudad de Buenos Aires no pude dejar pasar inadvertidas las hojas secas de los árboles, signo característico de la llegada del otoño a nuestras vidas. Fue ahi cuando me resigné ante la realidad que veían mis ojos... el otoño es cuestión días y el fin de la alegría veraniega ya llega a su fin... Hay que ir largando las bermudas, e incorporar los buzos otra vez.

Me imagino la placa de crónica: Faltan 8 días para el otoño.

12 mar. 2008

Por estas declaraciones, tengo ganas de "matarlos"...

Siguen las entradas futbolísticas pero eso se debe, entre otras cosas, al hartazgo de ciertos personajes, declaraciones, y los negociados con el deporte más hermoso del mundo...

Después del partido de Boca contra Maracaibo en Venezuela (20 de febrero) el autor del gol del empate (Battaglia) afirmó que "cuando no se puede ganar, es importante no perder". Obvio, gil, si no podes ganar lo mejor es sacar un empate... También tienen la culpa los medios que ponen como título estas frases pelotudas, aclaremos.

Hoy me encuentro con esta declaración del mejor jugador de este mundo y de los demás (según el payaso mediático Horacio Pagani): "Cada vez que escucho hablar a Basile me pongo feliz". Román Riquelme le tira flores al técnico de la selección que "echa" periodistas de los medios de comunicación asociados a sus intereses que, precisamente, no opinan igual que él; después se hace el que le gusta el debate y esas cosas...
"Vos sos contra mío, no te contesto... (bla bla bla)"
Basta de los dobles mensajes, por favor...


Aclaro que lo último en bastardilla es una opinión y no busco que coincidan o algo así, pero tenía ganas de poner algún comentario que forma parte de una opinión más grande pero no da escribirla en un blog...

Siguiendo con la frase: "Cada vez que escucho hablar a Basile me pongo feliz", me gustaría saber que tan feliz se puso Román cuando tuvo hijos o algo así... porque si se pone feliz cuando escucha a Basile, cuando le pasan/pasen cosas más importantes se quiere mnorir de la alegria...

Otra cosa que dijo Román: Además, dejó en claro que no le sorprendería que en un futuro sean citados Palermo, Palacio, Verón y Ortega. Si llama a Palermo u Ortega para la selección, dejando afuera algun jugadorazo que la rompa, no se que soy capaz de hacer... jaja

Hasta la próxima entrega!

P.D.: Espero que el futuro periodista deportivo no se subordine a estas cosas y tenga un estilo crítico, inteligente, serio y audaz... (centro para Fede Aboy)

6 mar. 2008

Peronizando latinoamérica

Abstrayéndose del conflicto entre Ecuador, Colombia y Venezuela el presidente venezolano Hugo Chávez elogió a Cristina Kirchner y citó un discurso del ex presidente Juan Domingo Perón de 1973.

"Permítanme recordar al General Perón de 1973 que dijo: ´Ya en el año 1949 dije con motivo del tratado de complementación económica los países de América del Sur debían integrarse. El año 2000 nos encontrará unidos o dominados".

Tras su lectura, Chávez remarcó "Yo soy peronista de verdad. Me identifico en este hombre y este pensamiento que pidió que nuestros países dejen de ser factorías del imperialismo".

5 mar. 2008

Encuentro inesperado

El día de ayer caminaba al mediodía por las calles de Caballito, por Guayaquil más precisamente, y paso por un lavadero de indumentaria, cuando de repente veo a alguien con remera negra que sale y se va a meter en su auto, a continuación una señora desde adentro del local lo llama: "Leo!". Entonces me pongo a mirarlo más fijamente... era Leo Farinella! (el ídolo de Vena) que trabaja en Olé y Estudio Fútbol...

Me quedé mirandolo mientras se subía al auto para confirmar mi sospecha y efectivamente el periodista deportivo, se subió a su Meriva y agarró la Av. J. M. Moreno hacia "su" programa que comenzaba en media hora.

Este encuentro futbolístico está al nivel de los que concreté con Aldo Osorio y la "Anguila" Gutierrez en un bar en la esquina de mi casa, y otro con Fernando Carlos en los últimos comicios presidenciales...

2 mar. 2008

Un groso

Quien fuera proclamado como mi nuevo ídolo el año pasado este año se consagró como ganador del torneo de volcadas en el juego de las estrellas (All-Star Weekend) de la NBA con una volcada disfrazado de Superman...

Dwight Howard, un groso...

DISFRUTEN!


Lo pongo recién ahora porque estuve en la costa atlántica de holidays...