6 sep. 2010

Todo es arte

Mi actividad me obliga a pasar hartas horas frente a la computadora tipeando. Creo haber llegado al punto de hacerlo con cierta cadencia, una manera de acariciar las teclas que se asemeja más a un masaje que a un pinchazo. A veces siento que me muevo por el diapasón de una guitarra cual Django Reinhardt en su Hot Club de París.

No hay comentarios.: