23 may. 2008

Pobrecitos, se lo pierden...

Esta noticia apareció en el diario La Nación de hoy.

Se titula: Cayó a la mitad la inscripción en el Pellegrini.

La crisis institucional y los días perdidos de clase por las reiteradas tomas que vivió el año pasado la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini parecen haber provocado temor en los padres: este año, en una baja considerada sin precedente para la institución, sólo 630 alumnos se inscribieron para el curso de ingreso del año lectivo 2009, a diferencia de los entre 1000 y 1200 que se anotaban hasta el año pasado. El dato de la baja en la matrícula fue confirmado a LA NACION por las autoridades del establecimiento.

Esta disminución de alrededor de 500 interesados en ingresar en el Pellegrini se contrarresta, en parte, con el aumento en la cantidad de estudiantes que aspiran a estudiar en los otros dos colegios que dependen de la Universidad de Buenos Aires (UBA): en el Colegio Nacional de Buenos Aires se anotaron 1020 alumnos (200 más que el año pasado) y en el Instituto Libre de Segunda Enseñanza (ILSE), 320 (en 2007 fueron 280).

Para las autoridades consultadas, los más de seis meses de conflicto entre estudiantes, docentes y autoridades; las tomas del colegio por parte de los alumnos, y la consecuente pérdida de días de clase, todo agravado por las 64 amenazas de bomba y evacuaciones, influyeron en esta reducción a casi la mitad de inscriptos en el Pellegrini.

“La crisis seguramente afectó. El año pasado, el colegio sufrió una fuerte crisis expuesta a la sociedad. En medio de eso, y con cambios en la Rectoría, el colegio tuvo 64 amenazas de bomba y evacuaciones. Después de todo lo que pasó, que 630 padres hayan depositado su confianza en nosotros no es la peor noticia que podríamos haber recibido", admitió a LA NACION el vicerrector del turno tarde, Leandro Rodríguez.

Que grande "Leito" Rodriguez

Por una urgencia familiar, el rector de la escuela, Héctor Pastorino, no pudo responder a las llamadas de LA NACION.

Rodríguez añadió: "Estamos obviamente preocupados. Después de lo sucedido, teníamos expectativas en ver cómo reaccionarían los padres. Y éste es el resultado".

El conflicto en el Pellegrini comenzó el 23 de mayo del año pasado, cuando los alumnos tomaron el colegio en repudio a la designación, por parte del Consejo Superior de la UBA, de Juan Carlos Viegas como rector. La razón principal de este rechazo era que el nuevo rector, entre otras medidas, quería cambiar el proyecto pedagógico que el colegio mantiene desde 1983.

En los días sucesivos, los estudiantes impidieron la entrada de Viegas a la escuela y manifestaron frente al Rectorado; así, evitaron la sesión del Consejo Superior de la UBA.

Sin clases por un mes

Los alumnos estuvieron sin clases durante casi un mes, y la toma se levantó luego de que las autoridades de la UBA, los gremios docentes y no docentes y el centro de estudiantes firmaron un acta acuerdo que selló cuatro puntos decisivos del conflicto: la continuidad del programa pedagógico "pluralista, con sentido crítico y humanista"; la titularización de los cargos docentes y no docentes; la creación de un consejo resolutivo -hasta ese entonces era sólo asesor-, formado por docentes, no docentes, alumnos y graduados, y la aceptación de Viegas como rector.

A fines de agosto y en los meses sucesivos, la aparente armonía fue sacudida nuevamente con reiteradas tomas del colegio y más de 60 amenazas de bomba y evacuaciones, lo que provocó la pérdida de más días de clases.

"Ahora trabajamos día tras día en el restablecimiento de la comunidad educativa. La crisis no finalizó, porque eso no sucede en un día, pero se está avanzando. Estamos tratando de generar un clima armónico y restablecer los lazos internos y externos del colegio para que los padres confíen de nuevo en el establecimiento", dijo Rodríguez.

Y adelantó que, como una de las medidas tendientes a difundir que la crisis se está superando, desde la institución tienen planeado convocar a los padres interesados para mostrarles cómo es hoy la escuela.

Subas y bajas

A diferencia del Pellegrini, en el curso de ingreso del Nacional de Buenos Aires se inscribieron más de 200 alumnos más que en años anteriores. "La cantidad de interesados iba decayendo y este año aumentó. Creo que fundamentalmente tiene que ver con los conflictos del Pellegrini y con las expectativas de los padres", reconoció a LA NACION la rectora de ese colegio, Virginia González Gass.

También en el ILSE, donde estudian 1100 alumnos y cada año se suman otros 200, el número de aspirantes subió de 280 el año pasado a más de 320 este año. "El año pasado en el Pellegrini tuvieron tantas dificultades y tanta pérdida de días de clases que las familias ahora buscan límites y continuidad. Tanto barullo interfiere con la actividad diaria", opinó la rectora de este instituto, Vilma Saldumbide.

Y añadió: "No sé si el aumento de nuestros inscriptos se relaciona solamente con la baja en el Pellegrini, pero creo que, aunque no es la única, es una de las hipótesis".


Dejate de joder! Como no vas a decir que la principal causa de que se inscriban en el ILSE es que no lo hagan el el Pelle (no es una hipótesis, es un hecho)! Entonces, ¿cómo puede ser que casualmente aumentaron los inscriptos en el CNBA y en el ILSE y bajó en el Pelle?. El ILSE está uno o dos escalones abajo del Pelle, y eso lo se porque tengo conocidos que fueron ahí, y además mi primo está ahí... Además dice: "El año pasado en el Pellegrini tuvieron tantas dificultades y tanta pérdida de días de clases que las familias ahora buscan límites y continuidad. Tanto barullo interfiere con la actividad diaria" Como se nota que la señora quiere vender su colegio que, aclaremos, fue creado para que vayan los que no ingresaban al CNBA o al Pelle...

Para el profesor de historia y representante de la Asociación Gremial Docente (AGD), Julio Bulacio, la situación de crisis vivida el año pasado posiblemente haya afectado la voluntad de los padres de mandar a sus hijos al Pellegrini.

"Estamos orgullosos con lo que hicimos el año pasado, pero obviamente uno hubiera querido tener un año normal. A principio de año les transmití a mis alumnos que el año pasado realizamos aprendizajes fuera del aula. Y, este año, yo quisiera recuperar mi lugar dentro del aula", reflexionó Bulacio.

A pesar que Bulacio no sea santo de mi devoción, coincido...

1 comentario:

Danci! dijo...

Ya lo lei y dije "Que grande Leito!"